Opiniones facilitadas por Casas rurales, turismo rural para Albaricoques Rural.

 

Hotel rural Cabo de Gata, un lugar único en el que relajarse

En un hotel rural Cabo de Gata podemos encontrar un alojamiento con el que disfrutar de todas las ventajas que nos brindan la playa y la montaña. 
hotel rural cabo de gata
 
Esta es una zona ideal para viajar en familia o en pareja y con tu mascota, lejos de aglomeraciones, es perfecta para realizar rutas a caballo, senderismo, ciclismo de montaña, trekking e incluso, para realizar rutas gastronómicas y enoturismo. Al encontrarse cerca del mar, por ejemplo, la playa de San José se encuentra a unos quince minutos, también se puede practicar el buceo, la vela, la pesca o el windsurf. Los vientos del lugar permiten, a los más valientes, la practica del parapente. 
 
En el Parque Natural de Cabo de Gata se encuentran casas rurales con un encanto especial, donde se nos invita a disfrutar del descanso y la tranquilidad, en un lugar rodeado de olivos y almendros.
 
En nuestro hotel rural Cabo de Gata disponemos de alojamientos en los que el espacio interior se ha diseñado siguiendo los modelos de las construcciones tradicionales de la zona, pero acondicionadas con todo lo necesario, las hay incluso bioclimáticas. Y, los espacios exteriores, con sus terrazas y jardines, invitan a la calma y el descanso. Tanto los materiales, en los que se mezcla la piedra, la madera y la propia vegetación del terreno, como la orientación, aprovechando el sol y las sombras de la vegetación,  la armonía de las formas y  de las proporciones,  responden a las características del entorno y el resultado es una experiencia de descanso y de disfrute, rodeados de belleza.
 
 Por las noches las temperaturas bajan bastante y resulta muy agradable cenar en la terraza durante los meses mas calurosos o junto a una chimenea, durante los meses más fríos. Estas residencias han sido provistas de sistemas solares de calefacción por suelo radiante óptimos, para hacer la estancia de los visitantes, lo más agradable posible.
 
Las vistas de las puestas de sol y de los amaneceres, en estos parajes, invitan al recogimiento y a una sensación de paz muy placentera. En definitiva, un hotel rural Cabo de Gata, integrado en el paisaje, es el mejor lugar para desconectar del ruido, de los días de duro trabajo y del estrés de la vida.
Albaricoques rural